Si bien su uso es generalmente poco valorado, el título es parte del contenido y como tal condiciona el futuro de nuestro sitio.

No es un secreto que los usuarios comienzan a navegar en internet la mayor parte de las veces a partir de un buscador (me incluyo), y el único atisbo que poseen sobre lo que será nuestro sitio web es nuestro bien elaborado título. Es decir, sin importar cuán eficiente, eficaz y productivo sea nuestro sitio web, todo se reduce al título de cada página como la primera y decisiva impresión.

Además del posicionamiento al que pueda optar nuestro sitio web con respecto a las búsquedas, nuestras visitas enlazadas desde buscadores siempre van a estar condicionadas de acuerdo al título por el cual los usuarios nos distinguen.

Esta vez la cita le toca a Jakob Nielsen:

Un título de página es microcontenido, y necesita ser una perla de claridad

A mi parecer, es la portada por la cual juzgarán nuestro libro. 40 a 60 caracteres es lo ‘óptimo’ para titular y explicar lo que la gente encontrará dentro de la página, suficiente para dejar en claro los objetivos propuestos.

Además del factor buscador web y para describir un fenómeno particular: cuando utilizo la barra de marcadores de mi navegador para marcar los sitios que deseo visitar en otra ocasión ¿Qué sucede? A menos que el título sea evidentemente conocido como por ejemplo ‘Google’, dentro del menú de favoritos es sólo un título: debe funcionar por sí mismo y no carecer de sentido cuando no se encuentra soportado por el contexto del sitio.

Los navegadores web actuales cuentan con la capacidad de acceder a un sitio determinado escribiendo en la barra de navegación los títulos y subtítulos (h1 – h6 en HTML) que contengan, dejando al título como uno de los puntos principales a considerar a la hora de desarrollar cada página de un sitio.

¿Y qué sucede con el historial de navegación? Exactamente lo mismo, si el título de nuestras páginas no actúa por sí solo, sólo lograría aumentar la dificultad del usuario para encontrarnos. Para este caso en particular es imperativo diferenciar las diferentes páginas con diferentes títulos: es nefasto tener varias páginas dentro del historial con idéntico nombre pero diferente título y tener que buscar una por una; y poniendo el caso de títulos poco originales el riesgo de tener igual título a otras páginas es preocupante, una total falta de usabilidad.

Para estos puntos, es óptimo contar con títulos de dos a seis palabras, incluso es posible titular a la página de inicio con una sola palabra.

Otro consejo indispensable a tomar en cuenta al momento de la búsqueda por título, es que es posible optimizar los mismos para acelerar el proceso de búsqueda haciéndolos tender a la naturaleza de un eslogan. Para optimizar un título pueden tomarse en cuenta los siguientes consejos:

  • Comenzar con una palabra que coincida con las necesidades de los usuarios al buscar un menú.
  • Mover los términos que representen información al comienzo.
  • Dejar de lado los artículos. (Algunos listados están ordenados de manera alfabética)
  • ‘BIENVENIDOS A MI PÁGINA’ no es un buen título. UNTITLED DOCUMENT, tampoco. (he visto innumerables)

_____

Seamos completos ;)

Hasta la próxima entrada.